jueves, 9 de agosto de 2012

Cobarde

Esa es la palabra que mejor me define. Ni yo misma me entiendo por ser así, busqué y busqué sin descanso algo inexistente y cuando al fin lo encuentro, me niego a reconocerlo. Sí, quizás cobarde sería la palabra adecuada. Todo en mi contra, todo opuesto, todo borroso, o...¿Seré yo la que esté confundida? No, no creo. Necesito encontrar una solución lo antes posible antes de que mi cabeza explote, necesito hallarla y gritarla a los cuatros vientos antes de que este gran silencio me invada por completo. Lo haré. Sé que puedo.

1 comentario:

  1. Jo, he visto tus últimas entradas y escribes genial, en serio

    ResponderEliminar